Bienvenidos
Corre el año 2015, la vida en Nueva York es ajetreada, llena de tráfico, contaminación y personas ocupadas en sí mismos, cual autómatas pasando cerca de los otros sin mirar.

Sin embargo, diferentes hechos se han suscitado a lo largo de la ciudad, cosas que un día sin más comenzaron a aparecer creando especulaciones entre los Neoyorkinos: Seres extraños sobrevolando la ciudad, personas con “dones” tales como súper fuerza, o inclusive criaturas salidas de libros de historia o fantasía.

Algunos lo llaman locura colectiva, otros que han visto los videos en Youtube dicen que son efectos y videomontajes excelentemente bien hechos.

Pero hay quienes saben que todo esto es real.

Aquellos que han sido llamados por sus padres, los bendecidos por los dioses, actualmente luchan contra enemigos que han comenzado a aparecer por las ciudades, cada vez más cerca del mundo mortal. Algunos saben exactamente que sucede, otros sin embargo comienzan apenas su camino para descubrirlo.
New York Times
06.12
Hemos cambiado el código de los perfiles de mensaje! Pedimos que editen la información y los avatares de los perfiles de los personajes, gracias! Tamaño del nuevo avatar: 230x320.

14.11
Como cada año desde hace ya varias décadas, el Edificio Rockefeller se viste de gala trayéndonos este año los mejores trajes de su temática Victoriana y Medieval en su espectacular Fiesta de Mascaras. Es la fiesta donde todos desean estar, pero a la que solo unos pocos logran entrar. Si eres de esos pocos NO te la puedes perder!

01.11
Hemos abierto el Sistema de Experiencia. Visita este tema para más información.

04.10
¡Apertura del Foro!
censo
Panteón
Censo
Aesir
003
Amatsukami
001
Aztlanti
003
B. Celestial
002
Devas
002
Dodekatheon
006
Loa
002
Pesedjet
003
Mujeres
010
Hombres
012
Los posteadores más activos de la semana

Sabías Qué?
Awards
Nombre apellido
Mejor xxxx
Nombre apellido
Mejor xxxx
Nombre apellido
PJ más xxxx
Twitter
Afiliados Hermanos
2 de 5
Créditos
» Skin y tablillas obtenidos de Captain Knows Best creados por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo. El diseño de los modulos pertenece a la Skin The Dark Knight Rises de Captain Knows Best. Otras tablillas y códigos usados tienen sus respectivos créditos, tal como fueron adquiridos.
» Diseños realizados por Dee Dee para Scion, The Hero. Las imágenes y fotografías fueron adquiridos de diferentes fuentes y pertenecen a sus artistas. » Scion, The Hero se basa en el juego de rol de mesa del mismo nombre, derechos son propiedad de White Wolf, Inc y Onyx Path Publishing. » Las tramas y personajes son propiedad de las administradores y jugadores del foro, no copies, se original!
Directorio
2 de 9
Afiliados Elite
21 de 33
Últimos temas
» En busca de la hermandad (Abierto)
Lun Ene 04, 2016 6:24 pm por Thomas Webber

» Comiezan los Estudios.|Libre|
Dom Ene 03, 2016 5:33 am por Shane Jawara

» Seattle Grace Hospital | Afiliacion Normal
Vie Dic 25, 2015 5:23 pm por Invitado

» El chico que aparecio sin mas...
Miér Dic 23, 2015 3:11 pm por Karolyne Seena

» = TRAMA = EL BAILE DE LOS PANTEONES
Miér Dic 23, 2015 1:20 pm por Oráculo

» En la cara no, en la cara no!// Rol Privado con Arabelle Hastings - Xi Yuang
Dom Dic 20, 2015 11:11 pm por Adlet Muzule

» Reign Of Fire. Normal. Cambio de botón
Dom Dic 20, 2015 8:58 am por Invitado

» First time
Sáb Dic 19, 2015 12:18 pm por Adlet Muzule

» NO SOUP FOR YOU!
Mar Dic 15, 2015 6:12 pm por Bal Damodar Dharmadhikari

» FAQ
Dom Dic 13, 2015 5:24 pm por Xi Yuang


Libros |LIBRE|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libros |LIBRE|

Mensaje por Dante Pazzolini el Vie Oct 16, 2015 2:21 pm

Libros
Octubre 16 | 16:00pm | Lluvioso, fresco | ROL LIBRE |
el conocimiento no se compra…

 

Era Octubre, el otoño apenas comenzaba a mostrarse en sus mejores escenarios, pero el frio de Nueva York parecía calar más este año. La contaminación y el tráfico eran parte fundamental de la ciudad, pero aparentemente si sabes por donde moverte no es tan pesado.
Y era es ala ventaja de Queens, sus calles eran amplias y uno podía pasar por sus aceras sin riesgo de que algún vendedor llegara y te vendiera hasta la poca alma que les quedan, yo bien lo sé.
Aquella tarde regresaba de una reunión de negocios con Yamara Aoki, “la bella Geisha” como le conocían en el área Oriental de Queens, que si bien ella había notado de igual manera todos los acontecimientos que pasaban en la ciudad, no lo veía como yo, y tal vez como nadie más.

Miraba por las ventanillas del automóvil hacia afuera, se veía bastante frio el clima y eso me ponía de buen humor,  suspire cansado y recline mi cabeza en el reclinable del asiento un momento. Tenía que reorganizar ciertos movimientos en sus muchachos porque las cosas en el negocio parecían últimamente ir un poco peligroso, además una reunión con cierto diputado de mala reputación. Mejor para mí, más gente en el negocio significaba más dinero. Y entre cavilaciones escuche la voz de Pietro murmurar algo, la palabra Karolyne me hizo abrir suavemente los ojos y enderezarme.
-Mi perdone Pietro, no te escuche…-
-La ragazza, Il Dante, cumplirá años en estos días, mi Amelia tiene contemplado hornearle una tarta de chocolate… -Pietro me sonrió en el espejo retrovisor, yo asentí con la cabeza.
-Seguro le gustara… -finalice sin más. Sabia con exactitud cuándo K cumplía años, justamente nació el mismo día en que Gianna murió, por ello, aunque todos adoraban a esa chiquilla y solían mimarla con regalillos, yo estaba en la tumba de mi hermana aun recriminándole sus idioteces.
Yo no había nacido para criar chiquillas, y Karolyne parecía tenebrosamente criarse mejor entre miembros sicarios de la mafia, sangre de la carnicería de la familia de Pietro y los postres de Noona  que conmigo, pero al menos no era una molestia. Cada año le dejaba una pequeñita caja con pastel frio de tiramisú, una palmadita en la cabeza y una nota con un “Buon compleanno”
Y con eso se conformaba, sonreía enormemente y agradecía. No era la gran cosa pero era más de lo que su padre hacía por ella.

Entonces pasamos por la librería de Queens, enorme, majestuosa, una idea cruzo por mi cabeza.
-Pietro, para aquí en la librería y vuelve tu a casa, yo regresare por mi cuenta. –El italiano me miró un segundo pero no hizo preguntas, ellos jamás las hacían, podría decirse, un voto de confianza. –Envíale mis saludos a Amelia –
Baje del auto, ingresando a la Biblioteca, ya me conocían por ahí, no era ni la primera ni la última vez que pasaba tardes enteras devorando libros, sin contar también, que una biblioteca era el mejor lugar para entablar un trato, pero esta vez no era el caso y no, hoy no iba a cerrar todo un pasillo por algo, simplemente me dirigí al pasillo de partituras y música, no iba a comprarle un libro comercial, podía conseguirle uno que pueda leer y regresar, el conocimiento no se compra. Así pues, estaba en aquel pasillo, en mis manos había un libro de partituras viejas. Me detuve entonces un momento cuando aquella mirada seguía directamente pesada detrás de mí, podía sentirlo desde hacía ya un momento.

-¿Necesitas algo? –pregunte girándome para ver a la persona en cuestión.



Dante
Dante Pazzolini
avatar
Mensajes : 14

Administrador

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Itzmin C. Fuentes el Vie Oct 16, 2015 10:40 pm

Cada momento tras el fallido encuentro en el parque la atormentaba. La imagen de la chica atrapada en el espejo, emitiendo gritos sordos en su agonía, suplicando por una muerte que la ignoraba por completo. Si no hubiera sido por la chica, el gato y el egipcio, su padre y dios le hubieran dicho que hacer para evitarlo, para no terminar como ella. No. No se volvería la chica del espejo. ¡Jamás!
Pero no podía adivinar las palabras de su padre, las razones y pensamientos de un dios estaban fuera del alcance de cualquier mortal, incluso de los Sciones, y es por ello que no podía continuar así. La falta de conocimiento y la debilidad nunca fueron de su agrado. ¿Y qué mejor lugar para empezar que una librería? Después de todo, el conocimiento es poder.

Los pasillos eran fuente de infinitos susurros provenientes del papel y el papiro, anunciando parte de sus secretos para llamar la atención de quienes estén dispuestos a escuchar. En otro momento le hubiera encantado perderse en ellos, conocer cada uno de sus secretos y, por un momento, sentirse inmortal mediante las vidas escritas en ellos. Sin embargo la mente de Itzmin estaba plenamente consciente de su propia mortalidad, ahora más que nunca. Ni siquiera las vidas de cien autores serían suficientes para ahuyentar el temor de su ser. Por ahora, lo único que podía hacer era tomar todo libro posible cuyo tema abordara algo de interés. En su mayoría eran leyendas sobre espejos y mitos sobre demi-dioses, en especial sobre aquellos que fueron bendecidos con las visitas de sus progenitores en más de una ocasión.

Fue entonces que escuchó una melodía en su mente. Era dulce. Y triste. Sonaba a casa. La voz que la murmuraba era familiar, cálida, y la llamaba en cada nota. Quizá pasaría mucho tiempo antes de que pudiera ver a su padre nuevamente, pero podía escucharlo con claridad. Sentir su caricia en cada canción, recordándole su infancia. Él definitivamente era mucho más amable y paternal cuando no le veían.

¿Pero qué decía la canción? No recordaba la letra, ni la más pequeña palabra venía hacia ella. Y aparte esta parecía alejarse. ¡No! ¡Regresa! En silencio se levantó a seguir aquella melodía, tan solo para poder escuchar la voz de su progenitor, su tlahtoani. Nunca fue su intención acechar a un hombre inocente, mucho menos a uno desconocido. Pero una vez más, fue una voz extranjera quién la trajo de regreso a la realidad, dejando de escuchar la melodía.

-Ah.- Le tomó unos segundos antes de percatarse quién era la persona que le hablaba. -Es usted.- No podía ser una coincidencia. ¿Acaso su padre le estaba jugando una broma o dando un mensaje respecto a este sujeto? Se habían visto varias veces en algún café o restaurante, jamás cruzaban palabras aunque se pagaran la cuenta el uno al otro. Esta era la primera vez que escuchaba su voz. Tomó la oportunidad para conocer sus facciones, aquellos ojos le eran familiares…Se parecían a los de la niña…

Luego reparó en lo que el hombre cargaba en las manos. -Perdone la molestia, pero necesito ver ese libro solo un momento, por favor.- No era una demanda, pero tampoco una pregunta. Ella ni siquiera había volteado a ver el resto de los libros de música.
Itzmin C. Fuentes
avatar
Mensajes : 75

Atzlánti

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Dante Pazzolini el Sáb Oct 17, 2015 11:57 pm



En mi mente iban y venían las letras en mi cabeza, la imagen de Gianna tocando en la sala de música el piano, la chimenea prendida en invierno, inclusive la misma melodía que ella tocaba opacaba la calidez del fuego, era talento innato, uno que no volví a ver jamás en nadie de nuevo.
Sin embargo, aún me preguntaba si en los sciones, había más herencia también del otro lado de la moneda. No todo era místico y mágico, aun tenían algo de humanos en su ser. Tal vez el talento de la contraparte mortal pudo haber quedado por ahí.

Estaba tan ensimismado en la partitura de esa canción en mi cabeza que por ello, me fue difícil adivinar quién me miraba hasta que me gire. Ahí estaban esos ojos gatunos, Itzmin Fuentes, la chica de la Televisión pero sobre todo, aquella que una vez encontré cerca de K, sabía que la chiquilla no tenía tanto contacto con ella, pero yo le tenía cierta simpatía, cosas del destino y sus movimientos curiosos.

Levante una ceja ante su saludo de lo más informal y sonreí suavemente. – ¿Esperaba por alguien más, donna bella…? –pregunté aun con una voz suave, calmada cual me caracterizaba. Me quite el sombrero más por cortesía que por otra cosa.
La miraba fijamente directamente a los ojos como usualmente solía hacerlo con todos,  no por intimidar, eso nunca, simplemente malas manías, Karolyne lo odiaba.
Ella pedía por el libro, volví a levantar la ceja en casi un gesto de interrogación divertido pero no hice ni una sola pregunta.

-Ya veo, es solo un momento de todas formas, y el conocimiento no se debería quedar guardado en codicias y en egos propios… ¿No lo cree? –Cerré el libro en un sonido hueco dejándoselo en sus manos sin dejar de mirarla.Solamente a cambio, le pido dos cosas, una vez que lo termine me lo haga saber, será parte de un regalo para una ragazza en específico, y la segunda, es que me acepte una bebida en la cafetería de la biblioteca Mi acento Italiano seguía ahí, no importaba cuantos años tenía viviendo en Nueva York. No estaba coqueteando con ella, probablemente le doblaba la edad. Mera curiosidad, y como buen negociante, todo tenía un precio al fin y al cabo. El mundo era de los tratos.

Me gire una vez más, esta vez volví a buscar en aquellos libros, dejando a la joven ahí cerca de mi hacer lo que quisiera con aquel libro. Tome uno más que se encontraba en la parte alta, composiciones de Nino Rota, casi pude reírme al ver aquello, tremenda ironía que tomara las partituras del creador del soundtrack de “El Padrino”

Tome otro más llamado “cuidados en pianos antiguos” tal vez eso también podría interesarme a mí, lo abrí cuidadosamente y cerré los ojos aspirando ese aroma característico a libro viejo, amaba aquel olor, me encamine pasando al lado de Itzmin hasta una de las mesas más cercanas a ese pasillo, le miré sacando educadamente sentada.
-¿Quiere hacerme compañía esta media tarde en una especie de silencio agradable y enseñanzas?
Dante Pazzolini
avatar
Mensajes : 14

Administrador

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Itzmin C. Fuentes el Dom Oct 18, 2015 1:16 pm

Vaya. En cierta forma lo había idealizado a la distancia, pues le gustase o no seguía siendo una mujer joven cuya mente frecuentemente divagaba, imaginando varios escenarios, fantaseando con lo que pudiera ser o no ser. Su voz era una melodía ensayada, las palabras de coquetería un hábito que seguramente venía con su profesión, la cuál también ya se imaginaba. Y el ver a la gente a los ojos, un acto de desafío, uno que ella respondía con el mismo gesto pues al único ser que jamás vería a los ojos era su propio padre. Solo él hacía que ella le viese con respeto, miedo y amor a la vez, manteniendo la cabeza en un gesto de cortesía a cada momento a menos que él le dijese lo contrario.

Algo que ciertamente no esperaba del hombre es que fuera malo en hacer negocios. Aunque, pensándolo bien, quizá lo hizo a propósito para conseguir aunque sea una mínima confianza de parte de ella. ¿O sería tan solo un error? No. Itzmin no creía en los errores o coincidencias, no con este tipo de personas, todo era planeado, calculando hasta el más mínimo detalle. Es por eso que al tomar el libro, aún sin haberle dado respuesta a sus condiciones, sus dedos acariciaron de manera ligera las manos ajenas antes de cargar el objeto. Fue algo de tan solo unos segundos realmente, una “coincidencia”.

-Por lo general, mi buen hombre, uno espera a que la persona acepte las condiciones antes de entregar el objeto de deseo.- Ya con el libro en manos estaba mucho más tranquila, con el tono calmado pero ciertamente juguetón, complementado por la mínima sonrisa que curvaba las orillas de sus labios. -Sin embargo, me parece difícil negarle algo a usted, que ha sido tan amable conmigo. Accetto la vostra offerta.- Aunque podía hablar una lengua con facilidad, aquel acento de hispanohablante parecía que jamás se iría.

-Iré por un libro que he dejado en mi mesa, y luego le acompañaré gustosa.- Por dentro la ansiedad de abrir el libro y comprobar si en el se encontraba la canción o no la carcomía, sin embargo uno nunca debe perder la postura, mucho menos frente a otro que no es amigo ni enemigo. En menos de dos minutos se había ido y regresado con un gran libro entre sus brazos, colocándolo cuidadosamente en la mesa para tomar asiento junto al hombre. No era tan viejo el ejemplar, pero era una hermosa traducción bilingüe de leyendas sobre demi-dioses. Desde los más conocidos hasta los más ocultos en aquellos pueblos alejados de dios.

Ya sentada, con la bolsa colgando del respaldo del asiento, abrió el libro de música y comenzó su búsqueda en un silencio que no duró mucho. Aunque su mente tenía la breve melodía impresa en fuego, simplemente no lograba identificar las notas para compararlas con las del libro. Entonces comenzó a manifestarla. Eran un tarareo muy bajo acompañado por el toqueteo de los dedos de la mano derecha contra la mesa. Al ver que no era la misma melodía que la de alguna página, entonces la pasaba, y repetía con la siguiente, y la siguiente, y la siguiente…

Traje de ocasión
Itzmin C. Fuentes
avatar
Mensajes : 75

Atzlánti

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Dante Pazzolini el Lun Oct 19, 2015 1:46 pm

Era joven, podría decirse que un poco ingenua si creía que aquello era un negocio fuerte, únicamente libros. Pero podría darle un beneficio por la seriedad al hablar de tratos y negocios, pude haber reído un poco pero estábamos en una biblioteca, y si había algo que respetaba, era la apreciación y el acato al arte. Después de todo era parte de mi trabajo que esta sea venerada.

-No se preocupe, Donna bella, me gusta apostar alto y osado, los negocios y tratos que van a la segura, son de novatos que tienen miedo de correr algún riesgo Y yo había arriesgado mucho a lo largo de mi vida, eso sí podía asegurarlo, el motivo de mi estancia ahora mismo en la librería era la razón de ello. Un estúpido regalo de cumpleaños.
Una sonrisa de lado volvió a formarse en mi rostro, agradecí su mirada firme en silencio, era algo que hoy en día las personas habían olvidado, la formalidad de mirar a la persona con quien se le habla, con el tiempo en negocios y en convivencias la gente había tomado ese gesto como mala educación, sin saber que era cortesía.

El tacto de sus manos eran suaves, a diferencia de las mías, la vida que llevaba no era algo sencillo, sobre todo con un pasado donde el trabajo físico es importante. No hice ningún gesto más que el mencionado anteriormente pero no solté mi sonrisa aun y cuando hablo en mi lengua natal.
Me encaminé a una de las mesas, acomodándome tranquilamente, una postura erguida como mis padres me lo enseñaron, por educación, por clase social, lo que sea que fuera, mi padre decía que era para demostrar superioridad y respeto aun ante cualquier cosa que se hiciera, mi madre decía que porque el porte emanaba alrededor, fuera lo que fuera ya lo hacía más por costumbre que por creencias, aun así, era una mala costumbre mencionárselo a mis subordinados, excepto Karolyne, esa podía parecer una plasta abollada y no entendía.

Abrí el libro que llevaba en mis manos mirando los pianos y sus arreglos, era bueno con ello, pero jamás como Gianna, sentí la presencia de Itzmin regresar y sentarse pero no volví a girar la mirada hacia ella, tampoco iba a interrumpirla.
La escuche tararear, aquella melodía la había escuchado antes pero por un momento me quise creer que eran meras coincidencias, recordé a Yelitza Tanguma, una anciana elegida, había venido de paso únicamente a la ciudad antes de volver a Yucatán, allá tenían sus propios problemas, sus propios enemigos, deje de leer el libro que tenía en mis manos concentrándome en esa canción, no la iba a encontrar ahí, pero si había una parecida.
-Me permites… -le pregunté cordialmente pasando mi mano por el libro que le había prestado. –No lo busques deseando encontrarlo, si no esperando que llegue a ti… -barajee el libro desde su orilla y abrí la primer página al azar.
-El poema al espejo roto, una vieja canción de una leyenda, pero estoy seguro, tu estas más familiarizada con eso que yo mismo… no es la canción que tu buscas, pero se asemeja, aquello que tu buscas no lo vas a encontrar aquí, o no tan fácil… -La miré un momento y entonces mi celular comenzó a vibrar, suspiré un poco fastidiado, afortunadamente no lo deje en sonido.

-Te escucho… -Era Karolyne, la única que me marcaba a las 17:00pm en punto para preguntar si había algo más pendiente o si podía ir preparando la cena. Me hablo en italiano, respondí de la misma manera, calmado pero más firme que como cuando hable con Itzmin.
-Ayuda a Noona con la cena, hoy teníamos visitas… -fue lo último que le dije antes de escucharla despedirse. Colgué la llamada sentándome de nuevo con la otra joven.

-Una disculpa, a veces se puede lograr escapar un instante en los libros pero la vida sigue alla afuera… -
Dante Pazzolini
avatar
Mensajes : 14

Administrador

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Itzmin C. Fuentes el Mar Oct 20, 2015 9:50 am

Todo sonido era un eco distante, sin son ni ritmo, sin razón de de ser.“…en el silencio de esa fiesta, en el desierto de esa cabeza…”. La voz retumbaba en sus oídos, burlona y mordaz, un temblor se oye a lo lejos. “Oí tu voz feliz, tu voz desgarradora y frágil.” Así que esto era sentir el corazón temblar dentro del pecho mientras el resto del cuerpo entra en un estado de calma difícil de creer. “Infantil y desolada, que venía de lejos y me llamaba.” Le dicen entrar en Shock, algo por el estilo. “Y me llevé la mano al corazón, donde se agitaban ensangrentados…” Lentamente su cuerpo comenzó a reaccionar, cerrando el libro de manera cuidadosa, pero su mente seguía ida, sus labios carentes de sonrisa.

Los siete trozos de espejo de tu risa estrellada.

El sonido del cristal contra el suelo la trajo en si. No era real, nada lo era realmente. Debía conservar la calma, respirar y recordar en dónde estaba y lo que hacía. -La vida sigue.- Repitió las palabras del hombre, como si lo hubiera escuchado realmente cuando en realidad ni siquiera se había percatado que el hombre le había estado hablando de tú. -Tiene razón. No es la canción que busco pero se le parece mucho. Siendo sinceros, dudo que la melodía siquiera exista realmente.- En otro momento le hubiera ofrecido una sonrisa amable pero no ahora, pues sería falsa. Ni siquiera sentía fuerza suficiente para traerla a la superficie.

Buscando distracción la chica regresó el libro de música al hombre. -Gracias por el préstamo. Ahora, me temo que no nos hemos presentado formalmente y ha sido una grave falta por mi parte.- Sin embargo ella intuía que él sabía mucho más que ella. Pero modales eran modales. -Mi nombre es Itzmin Cruz Fuentes, ¿Y usted?- A pesar de su inquietud debido al libro y la ligera palidez en su rostro ella lo vio a los ojos. Se perdía en ellos y su mente coloreaba para encontrar la calma. Sus ojos eran parecidos a los de ella, a los de aquella niña en el callejón.

Recordó lo que el hombre había dicho en un inicio y vagamente lo que dijo durante la llamada. ¿Había llamado su esposa, su novia o su hija? ¿Sería aquella misma niña? Él se vestía de manera elegante, con una postura corporal que denotaba lo mismo, no era dinero nuevo. Entonces su familia tampoco lo sería y no tendría motivo para estar en un callejón…A menos que se hubiera escapado. Que curioso escenario sería entonces. ¿Por qué una niña escaparía a un hombre de su familia? ¿Le habría pegado? ¿Una pelea por un chico? ¿Rebeldía de la adolescencia?

Ahora Itzmin comenzaba a sonreír de manera sincera. Le gustaba imaginar la vida de la gente, crear diferentes escenarios en su cabeza de los que luego reía por la ridiculez en la que se transformaban con el paso de las ideas pues solían llegar a ser similares a teorías de conspiraciones. En especial con hombres como este, que repentinamente comenzó a pagarle el café y la comida desde hacía tiempo atrás, sin dejar nombre ni mensaje y…sin…motivo aparen—

Oh. Oh dios. Pero qué distraída he sido.
Itzmin C. Fuentes
avatar
Mensajes : 75

Atzlánti

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Dante Pazzolini el Jue Oct 22, 2015 11:33 pm

Le veía de soslayo, se notó por un momento como ida, flotando en algún lugar donde yo no podía encontrarla, y entonces volvió en sí, yo la comprendía. Nunca iba a ser la canción que buscaba, podía asegurárselo, que nunca habría los suficientes libros para decirle todos los secretos, yo los había buscado, por muchos lados, pero todo al final me llevaba al mismo callejón. Sin embargo, había personas que podían cruzar esas barreras, gente especial.
-Si la melodía no existe, entonces puede buscar un nuevo objetivo: lograr que exista. –No quite por un segundo mi mirada del libro que seguía leyendo respecto al cuidado de los pianos antiguos sin embargo me parecía descomunalmente maleducado dejarla hablar sin prestarle atención, por ende cuando alargó el libro hacia mí, asentí con la cabeza en agradecimiento. Sonreí suavemente cuando se presentó.

Bueno, ella era preciosa, y famosa dentro de lo que cabía, la primera vez que la vi fue en aquel callejón, consolando a una confundida Karolyne, ella no me vio pues yo estaba dentro de un automóvil esperando a la chiquilla. En aquel momento sospeche algunas teorías, y fue hasta muchísimo tiempo después que Noona observando sus programaciones basura apareció ella, “una dama entre toda esa porquería” y la identifique. Desde entonces, nuestros encuentros “por coincidencia” han sido algo recurrentes.
Mera curiosidad, y en parte, algo dentro de mí sabía que a veces se podía hacer lo correcto.
-Un verdadero placer, saber su nombre, Srita Fuentes. –gire mi cuerpo hacia ella porque odiaba la incomodidad de hablar uno al lado de otro como colegiales de biblioteca de Universidad. Le tome la mano con delicadeza y le di un beso cordial en la parte posterior de su mano, sin dejar de perder el contacto con sus ojos. Costumbres, costumbres. –Yo soy Dante Pazzolini… -Solté su mano con el mismo cuidado con el que la tome y acomode mi sombrero al lado del libro que ella me regreso.
-Aunque puedo creer que estoy seguro de haber escuchado su nombre antes, probablemente en algún lado. –La televisión, las cafeterías cuando pedían su nombre para ponerlo en el café, entre otros que no le mencionaría de momento.

Tomé el libro que ella me dejo ahí y abrí justamente en una partitura conocida y famosa, la primer partitura que descubrí a Karolyne aprendiendo.
Miré un par de minutos aquella partitura sintiendo la melodía golpeando mi cabeza y opte por buscar algo mejor en que pensar.
-Entonces, ¿suele venir muy seguido en busca de melodías pérdidas o tuve un golpe de suerte? -
Dante Pazzolini
avatar
Mensajes : 14

Administrador

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Itzmin C. Fuentes el Vie Oct 23, 2015 3:15 pm



Aquel gesto amable no le era completamente ajeno, pero si un tanto extraño ya que solamente había sido testigo de este en las películas del cine de oro o series de televisión de la misma. Cosas de antes, o de fantasía. Este hombre parecía ser ambas. Y aparte de italiano, tener un nombre como Dante. No podía ser su verdadero nombre…¿A cuál círculo del infierno pertenecería este individuo?

Durante el breve momento en que sostuvo su mano, ella memorizó el tacto. Manos trabajadoras. Un caballero que ha estado en el campo. Quizá una pelea. O varias. Al estar libre lo seguía escuchando, pero su mirada y cuerpo volteaban a la dirección contraria para poder sacar algo de su bolsa, aún colgando del respaldo de su asiento. Una pequeña libreta roja y un lápiz eran todo lo que necesitaba. -Quizá lo haya escuchado.- Dijo ella mientras abría las páginas para hacer unas anotaciones. No las ocultaba, eso sería una falta de respeto. Además no pensaba que el hombre pudiera leerlas aunque lo intentara, ya que estaban en su idioma nativo, el Nahuatl. -En alguna de las veces en que me ha invitado un café o una comida.- Le respondió ella con bastante naturalidad. -De las cuales le estoy muy agradecida.- Para decir esto último volteó a verle brevemente con su sonrisa. Hace algunos años había descubierto que, a pesar de jamás haber dicho una falsedad, la gente aún así dudaba de su sinceridad, y que a veces para enfocar la honestidad de uno se debían decir las cosas mirando a la otra persona a los ojos.

No fue sino hasta que el hombre desapareció entre las notas del libro que ella logró plasmar en papel lo que habitaba en su mente. Las notas de la melodía, tal y como resonaban en sus oídos. La tarareaba por lo bajo a manera de asegurarse de estar escribiendo lo correcto. No había errores, no quería errores. Dejó de escribir solo cuando Dante hablo de nuevo, para indicar que su atención estaba él mientras terminaba una línea, dejando el lápiz en medio de las páginas para voltear a verlo de nuevo.

-Me temo que no sabría de suerte. Pues me es un poco difícil creer en ella. Pero si, vengo seguido a la biblioteca en busca de saber.- Su sonrisa se agrandó ligeramente. -No siempre musical. Pero de otras artes o áreas de interés. ¿Y usted, Señor Pazzolini? ¿A menudo viene solo o habrá días en que trae a la jovencita a leer con usted?-

Ya la había mencionado antes, y estaba la llamada. No debería ser extraño que mencionara la existencia de una joven en la vida de él, y ella buscaba confirmar sus sospechas.
Itzmin C. Fuentes
avatar
Mensajes : 75

Atzlánti

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Dante Pazzolini el Lun Oct 26, 2015 11:32 pm

Me causaba un poco de gracia. Ella era carismática y parecía que siempre tenía algo que hacer en su cabeza, me pregunte por un momento que tanto pasaba por esa mentecilla, tras soltarle delicadamente y ver como ella se giraba hacia el respaldo para sacar algo para apuntar trate de no ser irrespetuoso y mirarla fijamente en lo que hacia sus apuntes.

No quería sonar presuntuoso, mi nombre era tan conocido como ella en el mundo de la farándula, no por ser el Capo de a gran familia Italiana en Nueva York, claro que no, eso no era un oficio (o al menos no uno que puedes poner en cualquier curricular). Más bien era conocido por ser dueño de varias acciones en el barrio Italiano, por ponerle trabajo a aquellas familias y claro estaba la beneficencia. Todo lo demás eran trabajos del bajo mundo.

-Siempre es un placer, no tienes nada que agradecer, además es casi la misma cantidad de veces que has regresado el favor –

Ahora bien, cuando regrese al releer ese libro me pregunte como demonios iba a entregárselo a la pelinegra que esperaba siempre en casa. Esta vez habría un regalo más allá de un pequeño tiramisú, una palmadita en la cabeza y una nota burda. ¿Se tenía que envolver? Aunque fuera un libro alquilado de la biblioteca.
Para ser alguien que se distinguía en organizar altos mandos y corrupción en la ciudad, me quebraba la cabeza por una niña.

-Entonces dejémoslo como destino. Por si la suerte no va con todos. Le respondí, aunque ahora si tomó por entero mi atención cuando pregunto por alguna jovencita capte de inmediato. Reí muy suave para mis adentros y negué con la cabeza. Salía con Karolyne a menudo aunque no a bibliotecas, la mayoría de las veces eran a reuniones de negocios para que ella fuera conociendo ese medio, otras veces era mi acompañante en actos de beneficencia junto a Noona, y algunas muy pocas, era mi acompañante silenciosa en salas de arte de cine viejo, el único gusto que yo sabía, era genético.

Sin embargo el que hayan prestado atención en ella, que siempre parecía ser tan poco perceptible encendió mi alarma, como siempre pasaba cuando preguntaban por ella.
-¿Oh, Karolyne? No, ella suele venir por su cuenta aunque la mayoría de las veces si tengo la oportunidad se los llevo yo. Es un poco huraña. Justo hoy vengo a alquilar un par de libros por su cumpleaños… -le respondí sin mentir pero tampoco si agregar demasiado. –Aunque ahora que está aquí podría tomar el atrevimiento de preguntar, si debería envolver un libro alquilado o simplemente dejárselo ahí… -
Dante Pazzolini
avatar
Mensajes : 14

Administrador

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Itzmin C. Fuentes el Dom Nov 01, 2015 7:03 pm



Un sonrojo se posó sobre las mejillas bajo los ojos verdes al ser informada que el hombre daba cuenta de cada vez que ella había regresado el amable gesto. No era sorpresa, claro. Alguien como él seguramente era bastante observador, calculador, y debía mantenerse informado de lo que sucedía a su alrededor para mantener un cierto control y, con ello, una seguridad. Aún así le sonrojaba el hecho de que lo reconociera y, de cierto modo, lo agradeciera.

Por el rabillo del ojo notó la reacción del gentil hombre a la mención de una jovencita. Entonces si existía y, en la mente de la muchacha, estaba en lo correcto en sus suposiciones de quién era. Ahora también conocía su nombre. Esto le llenaba de placer pues toda información que le brindara cierto poder, al igual que a él, también le era una seguridad. Además no tenía malas intenciones para con la chica, pues su recuerdo seguía fresco, sino que había una natural curiosidad por ella, por saber cómo seguía aún pasado los años, sentimiento ahora crecido por conocer uno de sus parientes, al cuál aún no sabía si llamarle su padre, su tío, su cuidador, o su tutor. Si fuera a adivinar, diría que sería su padre por la manera en que reaccionaba y hablaba de ella, de una manera ligera para continuar conversación amena pero al mismo tiempo con tintes protectores.

-Un cofre.- Respondió entonces. -Quizá uno de ligeros adornos, que parezca acorde al año del libro. Con una nota que deje ver que es alquilado, pero que aquello que ella ha de encontrar dentro de este será invaluable.- Se dio a explicar entonces. -Un regalo es envuelto por la sensación de curiosidad que da a quién lo reciba, y la satisfacción de verlo una vez abierto tras haber hecho suposiciones en nuestra mente de lo que será. De envolver el libro se vería, quizá, un poco burdo a menos que sea con un papel especial, quizá una manta de calidad.- Para ella toda forma de escritura era sagrada, y el que se le envolviera con papel de china o algo que no fuera seda o terciopelo para preservarle era una falta de respeto. -Por lo tanto, recomiendo una caja especial, o un cofre.- Miró el libro que él había elegido, luego volteó a su libreta con hojas en blanco y comenzó a esbozar lo que ella imaginaba sería un cofre ideal. -Daría un aire de miseria a su contenido si decide no decirle lo que es, y, siendo el libro devuelto, ella se quedaría con el “envoltorio”. De ser un cofre, también quedaría con su llave, y podría utilizarlo para guardar futuros libros, pues ahora relacionaría el objeto con ellos. Un pequeño lugar en el cual guardar conocimiento, sus secretos, un lugar de ella.-

Volvió a sonrojarse al percatarse que las palabras emanaban de sus labios sin filtrarlas primero, una divagación que terminó cuando ella dejó de dibujar en su libreta. -Perdone, me he emocionado con el pensamiento…si lo piensa sería similar a dar varios regalos en uno.- Otra idea le vino a la mente, un tanto arriesgada pero tomaría los riesgos en ello. Mirándole a los ojos, dijo. -Vuelvo a disculparme, esta vez por mi atrevimiento, pero deseo pedirle un favor, si no es inconveniente.-
Itzmin C. Fuentes
avatar
Mensajes : 75

Atzlánti

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros |LIBRE|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.